www.controlcapital.net
¿Debemos ampliar la lista de PEPs con los directivos de las federaciones deportivas internacionales como FIFA?

¿Debemos ampliar la lista de PEPs con los directivos de las federaciones deportivas internacionales como FIFA?

miércoles 12 de octubre de 2016, 14:10h

El Tesoro del Reino Unido está considerando incluir a los directivos de las federaciones deportivas internacionales como PEPs, una medida que daría a los oficiales de cumplimiento una guía más clara para manejar los riesgos de blanqueo de capitales y corrupción asociados con estas instituciones.

Esta medida está prevista en el documento de consulta del gobierno británico publicado como preparación de los trabajos de transposición de la cuarta directiva de la UE auque ésta no contemple esta categoría de personas de riesgo. El GAFI sí ha reflejado en sus documentos de estudio sobre la problemática de los PEPs consideraciones particulares sobre esta categoría pero no se prevé en la lista de mínimos del estándard.

Es claro que esta medida surge por los recientes escándalos en la FIFA y otras federaciones deportivas internacionales. También por haberse puesto en entredicho la diligencia de las entidades financieras que no emitieron ningún reporte de operación sospechosa en relación con los movimientos de fondos de los dirigentes deportivos implicados.

Sucede que no eran considerados personas de riesgo por no entrar en ninguna de las categorías que las legislaciones nacionales establecen como de especial monitoreo y seguimiento. Sin embargo cabe preguntarse si las enormes e inusuales cantidades de dinero que estuvieron implicadas en los escándalos teniendo como protagonistas a los dirigentes deportivos no deberían haber hecho saltar las alarmas preventivas. Pensemos que muchas de las transacciones que canalizaron los actos de corrupción tenían como destinatarios finales la cuentas personales de los directivos y no la cuentas corporativas en cuyo caso podría haber hecho pensar que eran movimientos financieros usuales .

Y es que en todas las legislaciones existe para los bancos una obligación primaria de vigilancia sobre la inususalidad o carácter sospechoso de las transacciones. No es preciso que las personas implicadas estén en una lista nominativa o de categorías definidas para que surja esta obligación de examen y, en su caso, de reporte a la UIF.

Es más, la notoriedad pública de los nombres de los directivos deportivos internacionales era por si misma un claro parámetro para que las entidades financieras hubieran reforzado la diligencia sobre estos clientes. Esa, y no otra, es la filosofía del estándard de cumplimiento basado en el enfoque de riesgos que ha sido aupado últimamente a la categoría de mantra del cumplimiento.

Por lo anterior, algunas países no han querido hacer un numerus clausus de categorías de PEPS. Justamente para evitar la excusa de la no inclusión de determinadas personas en una lista exhaustiva de PEPS como alegación enervadora de su responsabilidad cuando aparece judicialmente un caso de corrupción y los movimientos de tránsito por el sistema financiero.

Ampliar la lista de PEPs a categorías que se demuestran de elevado riesgo puede, en principio, ser lógico y práctico para las entidades obligadas a reportar. Pero cabe preguntarse dónde debe llegar la política de ampliar categorías de PEPs y si finalmente es una medida beneficiosa.

Si se preguntara al público no dudaría en recomendar la ampliación para que comprendiera a los responsables de muchas otras categorías de entidades como las iglesias y los sindicatos (ya presentes en la lista de PEPs de varios países). Y si el criterio común de frontera fuera el recibir dinero del estado por qué no incluir también a los directivos de las miles de ONGs internacionales o quizá también a los millones de ONGs nacionales.

De proyectarse la ampliación de categorías de PEPS con carácter maximalista es claro que llegaríamos a un sinsentido y se privaría de eficacia al estándard. Este se creó precisamente para garantizar un mínimo de eficacia anticorrupción para que las entidades financieras no pudieran "olvidar" el examinar con particular diligencia las transacciones de políticos y funcionarios.

Pero la amplación de PEPs juega en contra del estándard básico que aboga por la responsabilidad de los entes obligados a la prevención quienes deben hacer un examen subjetivo de sospecha. Si se expande el universo objetivo de colectivos bajo especial sospecha no se podrá exigir a la función de compliance otra cosa que cumplir con formularios y listas de chequeo.

Si se sigue expandiendo la lista de PEPs, la debida diligencia reforzada pasará a ser la diligencia ordinaria y ésta devendrá en una diligencia simplificada con los efectos subsiguientes:

- pérdida del análisis especial de los PEPs de verdadero riesgo al tener que repartir el foco entre grandes colectivos de clientes

- migración al compliance formal y de papel para evitar riesgos de inspecciones y sanciones

- desatención en la vigilancia de colectivos de clientes aparentemente ordinarios por no tener conexión con funciones públicas

El problema no es incluir alguna categoría más o menos de PEPS como la FIFA y análogos, sino evitar la desnaturalización del sistema de prevención del blanqueo. Son ya bien conocidas las distorsiones producidas por el de- risking, los efectos sobre la inclusión financiera o el florecimiento de canales financieros alternativos y en la sombra

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • ¿Debemos ampliar la lista de PEPs con los directivos de las federaciones deportivas internacionales como FIFA?

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    394 | Mariana Lenzi - 13/10/2016 @ 17:14:03 (GMT+1)
    Definitivamente sí, si consideramos el espíritu que le da sentido al uso de la Listas de PEPs a fines de controles más rigurosos y conocimiento más profundo del sujeto, concluiremos que es hoy en día "necesario" esta inclusión.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Control Capital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.