www.controlcapital.net

Componentes de una adecuada gestión antifraude para el sector empresarial moderno

Componentes de una adecuada gestión antifraude para el sector empresarial moderno

Por Rixio Nuñez, Auditor interno de Petróleos de Venezuela

viernes 17 de junio de 2016, 05:17h

Cuando nos detenemos a reflexionar en torno al complejo escenario de la temática delictiva contemporánea, nos encontramos un conjunto de factores que han convergido en nuestras sociedades permitiendo el nacimiento, auge y expansión del fenómeno delincuencial de naturaleza económica, que ha logrado desestabilizar las estructuras políticas, económicas y sociales, no solo en el contexto territorial donde se presenta dicho fenómeno sino afectando un espectro mayor, puesto que esta modalidad delictiva no conoce ningún tipo de fronteras.

De manera tal que la manifestación de este fenómeno social que causa la afectación de varios bienes jurídicos (de ahí la valoración de pluriofensivo), indudablemente, también perturba la gerencia de empresas del ámbito empresarial público y privado, porque crea una complicación adicional a las dificultades que hoy día enfrentan las organizaciones empresariales, que por efectos de la globalización se encuentran interconectadas en una compleja red de asociatividad sistémica.

Ahora bien, esta nueva realidad que enfrenta el medio empresarial contemporáneo, surge a partir de la marcada interdependencia que existe entre los diversos esquemas sociales y el impacto de los avances tecnológicos, que han impulsado exponencialmente el desarrollo empresarial e industrial. Por otra parte, la cosmovisión actual, nos ha permitido concebir nuevos modelos de pensamiento gerencial cuya orientación intenta descubrir y comprender una diversidad de agentes que pueden alterar el ciclo productivo, que antes resultaban intangibles o no importantes.

Uno de esos agentes perturbadores de la gestión empresarial, es la delincuencia económica, que como todo sistema complejo, ha venido evolucionando y perfeccionando su accionar ante las barreras que imponen las autoridades nacionales e internacionales que intentan minimizar su alcance. Es por ello que el sector empresarial, ha tenido que reestructurar su arquitectura industrial, con la finalidad de considerar integralmente estos factores criminógenos que afectan el ciclo productivo y la imagen de las organizaciones empresariales.

A continuación se presentan algunos de los componentes cardinales que deben tomarse en cuenta, a la hora de establecer la estrategia empresarial antifraude.

En primer lugar, además de todas las responsabilidades y tareas que debe asumir la máxima autoridad de la empresa (CEO), corresponde el establecimiento de la política de seguridad, de tal manera que la organización se encuentre alineada con el marco legal, la estrategia gubernamental y las mejores prácticas mundiales en materia antifraude.

La idea es presentar de forma precisa, los principios generales que el talento humano de la empresa u organización se comprometerán a cumplir, indicando a grandes rasgos (entre otros aspectos), las responsabilidades de los órganos decisorios y el establecimiento de las reglas y directrices básicas que gobiernan el compromiso laboral, con la finalidad de implementar medidas de protección organizacional, derivadas de un incremento del nivel de amenaza o de la sospecha o conocimiento de una amenaza grave, probable e inminente.

Seguidamente al nivel estratégico, le concierne el diseño del programa antifraude. Para esta tarea debe considerarse una adecuada evaluación de riesgos en el contexto donde se desenvuelve la organización. De igual forma, debe asegurarse que cada quién conozca cual es su misión, en el complejo proceso de prevenir y controlar los efectos de la delincuencia. Me refiero a la implementación de un riguroso y diferenciado plan de capacitación, que permita al talento humano de cada nivel de la estructura organizacional, contar con el conocimiento necesario ante situaciones de contingencia.

Dentro de este orden de ideas, creo que es evidente el alto grado de diversificación y especialización que poseen hoy día las redes delictivas, es por ello que se debe tratar de no limitar el suministro de recursos, a la hora de contar con métodos y herramientas de trabajo igualmente novedosos, para poder tener alguna efectividad con las medidas implementadas.

Finalmente, con base en el cumplimiento de la política de seguridad establecida, la aplicación de los procedimientos de trabajo y el entrenamiento consecuente del talento humano, al nivel operativo compete la ejecución de cuatro tareas fundamentales para disminuir los efectos perversos de la delincuencia dentro del contexto empresarial: a. Prevención (reducir niveles de riesgo de contagio); b. Detección y control (monitoreo constante y reacción oportuna); c. Reporte (notificar a las autoridades nacionales sobre operaciones vinculadas al fraude que hayan sido detectadas) y; d. Registro (documentar suficientemente en forma física y digital, las evidencias vinculadas a los hechos detectados).

Reseña prefesional de autor - Profesional en el área de ingeniería, con una Maestría en Gerencia y Administración de Policía, con más de 10 años de experiencia en procesos de gestión de riesgos en el sector petrolero venezolano, con énfasis en seguridad patrimonial, averiguaciones internas y auditoría interna.
Contacto: [email protected] y @RixioNunez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios