www.controlcapital.net

Consecuencias de la estigmatización de las remesadoras

jueves 05 de febrero de 2015, 06:18h
Artículo de opinión por Alfonso Montoya

Reseña profesional del autor: Experto en implementación y evaluación de programas de prevención y control de lavado de activos y financiamiento del terrorismo; diez y ocho años de experiencia exclusiva en el tema, desempeñando cargos de Vicepresidente de Control Interno y Oficial de Cumplimiento en entidades financieras; ha participado como consultor en la evaluación de programas BSA/AML a Bancos, Puestos de Bolsa, Casas de Cambio y Empresas de Inversión en 11 países . Abogado.

CONSECUENCIAS DE LA ESTIGMATIZACION DE LAS REMESADORAS

No sorprende el cambio de posición de las autoridades norteamericanas sobre las Empresas Remesadores de Dinero y de igual forma su invitación a la banca en general para que no generalicen en el momento de cerrar cuentas o, incluso, en el momento de abrirlas, citando que por políticas internas, no sostiene relaciones comerciales con empresas de esta naturaleza, sobre lo cual conviene hacer varias reflexiones, entre ellas dos que considero relevantes en el momento de evaluar el riesgo de negocios como estos. La primera sería decir abiertamente, no son el problema que en todo el mundo se trató de hacer ver a lo largo de los años y en segundo lugar y no menos importante, la actividad no es riesgo cuando la realicen otros sectores.

Bajo estos dos preceptos conviene iniciar el debate señalando que ni lo uno ni lo otro es cierto, puesto que el riesgo no está inmerso en el negocio como tal. Por ello generalizar sobre los negocios de remesas de dinero como un foco de lavado de dinero no solo es un craso error sino que contradice la naturaleza de esta actividad y que las mismas leyes han avalado, incluso con el paso de los años, “canalizar recursos de inmigrantes, para el sustento de sus familias en los países de origen”.

El dinero que envían estas personas (muchas de ellas indocumentadas), no es licito o ilícito dependiendo del medio a través del cual se envíe, así quien lo genere no cuente con un status migratorio acorde con las leyes del país en donde realiza su actividad. Sin embargo, la imagen de las Empresas Remesadoras de Dinero, hace que sobre esta actividad se cruce un manto de duda, puesto que muchos de estos inmigrantes no suministran información sobre su sitio de residencia, por temor a ser deportados.

Esta es quizás la mayor debilidad de dicha actividad. Ahora bien, decir que el riesgo desaparece cuando el envío de dinero se realiza a través de otros actores (entre los cuales hay Puestos de Bolsa y Bancos), tácitamente sería asegurar que las Empresas Remesadoras de Dinero no tienen la capacidad de implementar controles acordes con el riesgo que ello genera o que todas se prestan para lavar activos provenientes de actividades ilícitas.

Aquí está el punto de discusión, puesto que las autoridades de los EE.UU y en general las de todos los países, ordenan unos controles que deben implementar dichas Remesadoras de Dinero y, generalizarlos como riesgo, también sería asegurar que esos controles son débiles. Así las cosas, el cambio de posición de algunas Agencias de los EE.UU, entre ellas FinCEN yLa Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC), confirma que no solo se ha cometido una injusticia al estigmatizar el sector, sino que ello ha contribuido a que el envío de dinero sea visto como algo ilegal cuando nunca lo ha sido.

Inmigrantes seguirá habiendo y mientras haya, las remesas constituirán un renglón importante dentro de la economía de muchos países. Por ello, la posición de las autoridades de los EE.UU es clara y se espera que la banca de ese país también cambie, y mucho más cuando Empresas Remesadoras de Dinero cuentan con sistemas de control de alto nivel que no solo evidencian la disposición de acatar las leyes que regulan el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo, sino que el tema es una prioridad en sus negocios.

El riesgo no está en quien realice la actividad, sino en cómo se controle y vetar el acceso de un sector a la banca, bajo el estigma de que son un riesgo, no significa que el tema de Prevención de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo no sea prioridad en ese sector que, al igual que otros, es controlado y regulado bajo los mismos preceptos por las autoridades competentes de cada país, como ocurre en los EE.UU.

En contexto, el estigmatizar este gremio ha sido perjudicial para el mercado de las remesas en general, y no debe ser visto como ilícito, si el dinero se transfiere a través de una Empresa Remesadora de Dinero. Es por esto que la posición de las autoridades de los EE.UU, no solo me parece apropiada, sino que es un claro llamado a que el “Riesgo” se califique bajo posiciones sustentadas y no generalizar con señalamientos que carecen precisamente de criterio.


FUENTES: Autor para ControlCapital.Net

NOTICIAS RELACIONADAS

Remesadoras víctimas del de-risking. En peligro la idea del G20 de rebajar al 5% el coste de cada transacción
Remesas, migraciones y economía informal, aproximación al programa de prevención y control del blanqueo en las remesas

Usar buscador con términos relacionados correspondientes en http://www.controlcapital.net/busquedas/

INGRESE EN LOS ENLACES SIGUIENTES PARA

RECIBIR LAS NESWLETTERS DE CCN

PARA ACCEDER A TODA LA WEB
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios