www.controlcapital.net

El Consejo de la Abogacía Europea contrario a la consideración del delito fiscal como determinante del delito de blanqueo

martes 21 de octubre de 2014, 14:28h

En el proceso de consultas del GAFI (Grupo de Acción Financiera sobre el blanqueo de capitales) sobre la revisión de los estándares de las 40 Recomendaciones , el Consejo de la Abogacía Europea se pronunció en mayo de 2011 sobre el documento de consulta presentado.

En su informe-contestación los representantes de la abogacía europea manifestaron una posición contraria al establecimiento en los estándares de los delitos fiscales o tributarios como delitos subyacentes al delito de blanqueo de capitales o lavado de dinero.

Concluye el Consejo de la Abogacia que la consideración de los delitos fiscales como delitos determinantes del blanqueo de capitales no va a ayudar a luchar contra este tipo de delitos, y lo único que conseguirá es agravar las discusiones sobre si unos ingresos pueden o no ser considerados provenientes de un acto ilícito y si aquéllos son meras operaciones de planificación fiscal o supuestos de evasión fiscal ilegal. Por lo tanto, ello solamente conllevaría a un aumento de las cargas de las instituciones.

Las consideraciones reflejadas en el documento del Consejo de la Abogacia son los siguientes:

Diferencias entre delito fiscal y planificación fiscal

El Consejo no considera que la consideración de los delitos fiscales como delitos determinantes de prácticas de blanqueo de capitales pueda aportar un valor añadido al objetivo final aquí planteado. Lo único que se conseguiría con ello es generar discusiones continuas sobre la diferencia existente entre un delito fiscal y una planificación fiscal legítima. Fomentaría, por lo tanto, la aparición de sendos informes incoados inicialmente como supuestos de blanqueo de capitales y que, finalmente, no lleven a ninguna investigación penal posterior, no contribuyendo por lo tanto al propósito de GAFI de reducir y prevenir el número de delitos graves, por ser transformados, camuflados y/o empleados en la economía como si provinieran de actuaciones legítimas.

El delito de blanqueo está pensado para los ingresos de origen ilegal

Tal y como lo refleja claramente la contestación brindada por la Law Society of England and Wales, los supuestos de blanqueo de capitales se refieren a ingresos derivados directa o indirectamente de un delito principal seguido posteriormente por otros actos futuros relacionados con dichos ingresos iniciales, todo ello para conseguir un objetivo final concreto. Según la Recomendación Primera de GAFI, los países deberían aplicar el tipo del delito de blanqueo de capitales a todas las infracciones de carácter grave y la mayoría de ellos sí cumplen con esta premisa. Como resultado, toda alteración o transformación realizadas con la intención de ajustar o camuflar el origen ilícito de un ingreso y de su verdadera naturaleza, fuente, localización, disposición, movimiento, derechos inherentes o titularidad deben ser considerados como supuestos de un delito de blanqueo de capitales, si el autor de tales actos es consciente de que los mismos, directa o indirectamente, derivan de un ilícito de carácter grave. Las recomendaciones de GAFI y las regulaciones previstas para la lucha contra el blanqueo de capitales (AML) están diseñadas para prevenir los ingresos de origen ilegal, cuando estén ajustados (etc.) o introducidos en la economía como si provinieran de una fuente legítima.

La no declaración de ingresos no convierte en ilegal el origen del dinero legalmente obtenido

Si una persona deshonestamente no declara a Hacienda la percepción de ciertos ingresos procedentes de una fuente legítima, teniendo en cuenta que dicho dinero no deriva, directa o indirectamente, de una infracción grave, su actuación no debe considerarse, por lo tanto, como un supuesto de blanqueo de capitales. Puede considerarse, en todo caso, como un delito fiscal, por no haber declarado todos los ingresos a Hacienda, reteniendo como resultado un dinero (legalmente derivado) que no es de su titularidad, en virtud de la normativa fiscal aplicable. Por el mero hecho de que un sujeto no haya cumplido con su obligación de declarar todos sus ingresos a Hacienda no implica la transformación de la fuente de dichos ingresos en ilegal.
Adicionalmente, aunque punibles, este tipo de delitos fiscales difícilmente pueden ser considerados como infracciones graves y organizadas, como las analizadas por las Recomendaciones.

La dificultad de delimitar que parte de los ingresos se puede considerar como blanqueo

Suplementariamente, el hecho de retener ingresos de una persona que no cumplió con sus obligaciones fiscales siempre conllevará a discusiones relativas a qué parte concreta de dichos ingresos se la puede considerar como no declarada. Partiendo de la base de que la delimitación de una parte específica del total de unos ingresos es el requisito previo para definir si constituye un supuesto de blanqueo de capitales resulta, por lo tanto, obligatorio que se aclare con carácter previo si dicha parte específica del montante total del dinero proviene o no de una fuente ilícita. Si se admite la presunción de que todo el dinero que se retiene por no haber sido declarado a Hacienda debe considerarse “contaminado”, como si procediera de un delito fiscal, entonces todo gasto adicional que provenga de dicho dinero igualmente deberá ser calificado como un supuesto de blanqueo de capitales. Tal presunción haría prácticamente inviable la posibilidad de que dicha persona pueda volver a llevar sus asuntos acorde a Derecho.

Los fraudes de impago del IVA ya están considerados como blanqueo

Valoramos el hecho de que hayan otros tipos de delitos fiscales graves que se aplican cuando los sujetos presentan a Hacienda falsas declaraciones sobre sus ingresos, con el propósito de conseguir devoluciones que no les corresponden legalmente. Los fraudes de impago del IVA (MTIC, “Missing Trader Intra-Community”) es uno de esos ejemplos.
Estos fraudes ya están considerados por la mayoría de los países como supuestos de delitos de blanqueo de capitales y el dinero obtenido de esta manera es considerado como proveniente de una fuente ilegal. Por lo tanto, no es necesaria la inclusión de los delitos fiscales dentro de los estándares ya existentes, para asegurar la debida aplicación del delito de blanqueo de capitales a los autores de este tipo de delitos.

Los incumplimientos tributarios ya tienen sanciones considerables

Además, no debe ignorase que la mayoría de los países ya tienen establecidas sanciones considerables para todo tipo de incumplimientos en materia fiscal. Esto permite encarcelar a los delincuentes por periodos largos de tiempo, recuperando los impuestos con los intereses generados y las cantidades injustamente reclamadas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (17)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Control Capital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.